• capuchinos-4-sider

  • capuchinos-3-sider

  • capuchinos-5-sider

  • capuchinos-2-sider
  • capuchinos-1-sider

En el nombre sea de Dios - #Fuerza y #Ternura México

Paz y Bien hermanos.

Los terremotos que han sacudido al país, aunados al deterioro y descontento social que ya existía, han motivado en el pueblo una gran fuerza expresada en actos de heroísmo y de caridad impresionantes. Es común encontrar el #FuerzaMéxico que expresa el gran deseo de levantar al país, de salir de esta unidos, de reconstruir pueblos y familias. Yo sumaría #FuerzayTernura, me explico.Algunos padres de familia de una escuela de Monterrey se pusieron de acuerdo para juntar víveres y mandarlos a los afectados por el terremoto. Mandaron la ayuda al estado de Morelos pero, cuál fue la sorpresa, cuando llegaron al municipio donde entregarían el acopio fueron retenidos por las autoridades municipales, les dijeron que iban a decomisar el camión. El chofer y su ayudante de inmediato empezaron a gravar todo y transmitirlo en vivo por las redes sociales. Las críticas y la ayuda no se hicieron esperar, fue tan atinada la movilización que acudieron algunos elementos del ejército para ayudarlos, los acompañaron hasta dejar la ayuda y de regreso al límite del estado.

Como estos sucesos ya son algunos en el país, la carencia moral de las autoridades es evidenciada en las redes sociales, intentan decomisar la ayuda reunida por civiles y después la llevan a las oficinas de DIF para entregarlas como si fueran de ellos. Los servidores públicos han quedado rezagados en esta carrera de la caridad frente al poder ciudadano.

Las tragedias que han estado ocurriendo están exigiendo del pueblo mexicano acciones radicales. La altura de la situación, con la pérdida de tantos hermanos y pueblos destruidos, exige decisiones extraordinarias, como la fuerza expresada en las redes sociales.

La fuerza es indispensable para echar los cimientos, para no dejarnos ante las mañas de las autoridades, fuerza para unir, para jalar juntos, para apoyar y sostener.

Solo recuerda México, en la batalla el guerrero herido, además de la fuerza, ha de tener en cuenta la ternura, esta sutil intuición permitirá resistir el embate de las olas y los golpes de los agresores sin olvidar lo que somos. La ternura será la vacuna que evitará que la pelea nos convierta en aquello que combatimos, la ternura impedirá que nos deshumanicen las tragedias.

Estas dos fuerzas unidas forman el abrazo del Padre Dios a sus hijos, una mano tierna que acaricia el lado herido y la mano firme que lo sostiene. San Francisco de Asís fue un hombre que hizo concretas estas expresiones del Padre Bueno, fue un hombre de ternura y de vigor, en este mes que celebramos su día (octubre) es importante recordar que él nos ofrece, con su vida y camino espiritual, la ternura: para no deshumanizarnos, y la fuerza: para crear y sostener. En el nombre sea de Dios.