¿Energías limpias?

Por: Fray José Luis Villarreal OFM Cap.

Hermanos, ¡paz y bien!

¿Han escuchado alguna vez el término “energías limpias”? Éste se refiere a la energía que no agota recursos naturales limitados y que no genera residuos que signifiquen un daño serio al medio ambiente.

Como sabemos, utilizamos energía en nuestra vida diaria: Da luz a nuestras calles y casas, da movimiento o funcionamiento a los aparatos que usamos, da calor a nuestras estufas, chimeneas o agua, etc.

Lo malo es que mucha de esta energía es producida de formas que son dañinas para el medio ambiente. Importantes fuentes de energía a las que se pueden dar muchos usos y transformaciones, son los combustibles, como el carbón, el gas natural, la gasolina y otros derivados del petróleo, etc. Sin embargo, el proceso de combustión suele liberar en el medio ambiente sustancias tóxicas o, por lo menos, dañinas; además de que los combustibles están en nuestro planeta en una cantidad limitada, que algún día se va a terminar.

Las energías limpias, que son más amigables con el medio ambiente, de las que más se habla son la energía eólica, hidráulica, solar y geotérmica.

La energía eólica se obtiene a través de la fuerza de los vientos, que pueden hacer mover unos molinos especiales y generar energía eléctrica. La energía hidráulica aprovecha el movimiento del agua en ríos, cascadas o presas para hacer girar unas turbinas que también producen energía eléctrica. La energía solar aprovecha la luz y el calor del sol para obtener calor o para convertirlos en energía eléctrica mediante celdas solares especiales. La energía geotérmica aprovecha que las capas más centrales de nuestro planeta son muy calientes, para obtener calor utilizando puntos estratégicos y conductos.

Aunque estas fuentes de energía son muy prometedoras, se les ha dado poca promoción por la tecnología ya estandarizada de los hidrocarburos y también quienes no están dispuestos a abandonar estas tecnologías por motivos financieros. Aun así, hay en muchos países planes y compromisos para generar, cada vez, un mayor porcentaje de la energía para consumo de fuentes limpias, amigables con el medio ambiente.

¡Que el Señor les conceda su paz!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *