,

Ley de aborto es rechazada en Argentina

Por: Fray Pepe Villarreal, OFM, Cap.

El pasado 09 de Agosto, después de horas de discusión y tensión entre grupos que estaban a favor o en contra, el Senado rechazó la iniciativa de ley que permitiría a las mujeres practicar legalmente el aborto durante las primeras 14 semanas de embarazo, en Argentina.

Lo que resulta especialmente impactante es cómo hay personas que luchan con mucha fuerza tanto en una como en otra postura. Hubo en Argentina muchas manifestaciones de personas de los dos lados.

Estas discusiones pueden llegar a ser confusas, porque ambas partes hablan de Derechos Humanos y de libertad. Una parte habla de “derechos sobre el propio cuerpo” o de “derechos reproductivos”, mientras que la otra habla del “derecho a la vida”.

La confusión está en que, cada uno de los lados, parten de una diferente visión de lo que es el ser humano. Porque el derecho a la vida es un derecho humano fundamental que ambos grupos aceptarían; lo que está en juego es el saber ¿Qué es un humano? ¿Quién sí y quién no es un humano, y, por lo tanto, quién sí y quién no tiene derecho a la vida?

Las personas que rechazamos el aborto, pensamos que desde que hay concepción, ya se trata de un ser humano, con derechos. Así, aunque el embrión o el feto aún no se desarrolle por completo y aunque todavía dependa de su madre para sobrevivir, ya es una vida humana que debe ser protegida.

Las personas que promueven la práctica del aborto, parten de la idea de que el embrión no es todavía un ser humano, y que no es sujeto de derechos. Conceden derechos al feto hasta que ya tiene algunos meses de gestación, cuando ya va adquiriendo la forma de ser humano o, en ocasiones, cuando ya se puede probar que tiene sensibilidad, actividad cerebral o conciencia.

La vida es algo misterioso y, en cierta forma, sagrado. Cuando nos hacemos partícipes del proceso de la vida, saltan los cuestionamientos que llevan a estas discusiones. Muchos medios han criticado la resolución del senado argentino, tildándola de retrógrada, de puritana; pero, para quienes queremos defender la vida de los que aún no han nacido, este resultado es un paso adelante y un ejemplo para otros países.

La vida humana nunca ha de considerarse algo desechable.

¡Que el Señor les conceda la paz!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *